Las puertas de la vida

456No salgas de la infancia apresuradamente; luego querrás recuperar esos años.

No salgas de la adolescencia convencido de que dominaras al mundo; la vida te llevará por caminos que ni sospechas.

No salgas de la adolescencia desperdiciando tu juventud; la juventud pertenece a todos, pero no es de nadie y en nadie queda.

No entres en la madurez creyendo que has vencido todas las etapas y que el mundo llegará mañana; la felicidad, único triunfo, se encuentra en disfrutar todas las etapas del camino, no al final de la ruta.

No recorras la madurez sin crear un tesoro del espíritu; los tesoros de la tierra no son herencia para tus hijos.

No salgas de la madurez convencido de que haz triunfado; el triunfo lo medirá el recuerdo que dejes.

No salgas de la madurez creyendo haber sido derrotado; algo habrás dejado por pequeño que sea.

No entres en la vejez creyendo que el destino te ha sido adverso; has sido tu quien lo ha elaborado.

No salgas de la vejez sin entregar tus consejos.

Otros infantes, otros adolescentes, otros maduros y otros mayores te han mirado y querrán imitarte.

(autor desconocido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s