Salmo 20:7-8 Ellos confían en sus carros de guerra, aquellos confían en sus corceles, pero nosotros confiamos en el nombre del Senor nuestro Dios!

ss

Es lindo y hasta de cierta manera maravilloso tener amigos confidentes alguien en quien confiar, y aunque los humanos fallamos y traicionamos a cada instante siempre habrá alguien que nos brinde la suficiente confianza para querer contar en ellos, es una necesidad en el hombre tener un amigo fiel, pero hay que siempre recordar que aunque la intención del hombre es buena no siempre estará disponible y que en muchas ocasiones nos fallara. Pero hay esperanza porque existe alguien en quien siempre podemos confiar y esperar un ser Supremo que jamás nos dejara. Dios nunca falla!

Salmo 20:7-8
Ellos confían en sus carros de guerra, aquellos confían en sus corceles, pero nosotros confiamos en el nombre del Senor nuestro Dios!

Yo sigo de pie porque he puesto mi confianza y esperanza en El, y tu en quien has puesto tu confianza y esperanza?

Bendecido día para todos!

Mi dulce refugio..

10877915_768252923227820_1891612868_n

Sin duda, el único lugar a donde podemos ir cuando nos encontramos con problemas, con dificultad, en soledad, en tristeza es a la presencia de nuestro amado Dios, por que el nos ofrece la paz que necesitamos, el consuelo, ese amor que no encontramos en este mundo y que nos llena infinitamente.

Yo no se por lo que estas pasando ahora al iniciar esta semana, ni se lo que ocurrirá en el transcurso de ella, lo único que se, es que a la presencia de Dios es a la que tienes que ir en esos momentos difíciles en los que te sientes triste, afligida, necesitada, desesperada, desilusionada, por que el tiene consuelo para ti, tiene esas palabras de aliento que necesitas escuchar, tiene ese amor que anhelas sentir, por que en medio de las tempestades de la vida El ofrece darte un refugio en el cual te sientas protegida, El tiene cuidado de ti.

Ahí en ese lugar de refugio, de consuelo, de amparo, de esperanza tus heridas serán sanadas, ese vacío que sientes será llenado, tu alma encontrara descanso, tu corazón roto encontrara consuelo, ahí en su presencia es en donde vas a encontrar Amor Puro, Sincero. El único lugar en donde tu vida será restaurada, donde encontraras verdadera seguridad, donde encontraras sustento, donde encontraras descanso, donde encontraras esas respuestas que tanto buscas, ahí tu alma se sentirá aliviada pues esas opresiones que no te dejan tranquila se irán por donde vinieron.

“Señor: ¿a quien iremos? Si no a ti. Solo Tú tienes palabras de vida eterna”.
Juan 6:68

LA DIFERENCIA ENTRE LA FUERZA Y CORAJE

vere

Se necesita fuerza para ser firme.
Se necesita coraje para ser gentil.

Se necesita fuerza para hacer guardia.
Se necesita coraje para bajar la guardia.

Se necesita fuerza para conquistar
Se necesita coraje para rendirse.

Se necesita fuerza para estar seguro.
Se necesita coraje para tener duda.

Se necesita fuerza para encajar
Se necesita coraje para sobresalir.

Se necesita fuerza para sentir el dolor de un amigo.
Se necesita coraje para sentir su propio dolor.

Se necesita fuerza para ocultar sus sentimientos.
Se necesita coraje para mostrarlos.

Se necesita fuerza para soportar el abuso.
Se necesita coraje para detenerlo.

Se necesita fuerza para estar solo.
Se necesita coraje para apoyarse en otra.

Se necesita fuerza para amar.
Se necesita coraje para ser amado.

Se necesita fuerza para sobrevivir.
Se necesita coraje para vivir.

Al madurar, cambiamos nuestro modo de reaccionar…

aaa

Al madurar cambiamos nuestro modo de reaccionar…

A veces llega un punto en la vida en la que, sucediéndonos las mismas o parecidas cosas a antes, no reaccionamos de la misma manera. Tal vez nos sorprenda, pero miramos en nuestro interior y vemos que algo ha cambiado, ya no reaccionamos de la misma manera. Ese cambio no es la edad sino la madurez, la toma de conciencia, o el plantearnos con honestidad, hacia dónde queremos dirigir nuestros pasos.

Es que todo cambio influye en nuestra vida, en conocernos mejor, en formar nuestra persona, en convertirnos en las mujeres reales que somos… y no en una burda copia de lo que dicta la familia o la sociedad.

Cuando ves que las mismas cosas ya no te afectan como antes, cada acierto es un logro que nos estimula, pero cada desencuentro habla más de lo que necesitamos aprender, y urge que sea valorado desde ese modo para no tener lecciones acumuladas que sólo nos aporten sufrimiento.

Nadie quiere sufrir, pero por culpa de nuestras ideas y expectativas preconcebidas, siempre acabamos sufriendo. Cuando la realidad no es tal cual lo esperamos, nos desmoronamos. Y cuando no provocan ese bajón, es que hemos crecido y madurado.

Trasformamos nuestro ser reactivo, resistente, en un ser más evolucionado; maduro y proactivo, que tiene la capacidad de subordinar los impulsos a los valores pilares de nuestra ética y moral.

La vida es una gran escenario en el que cada persona es un maestro que trae algo para nosotras, nadie se cruza en nuestras vidas por casualidad.

¿De quienes aún no has aprendido? ¿Qué crees que tienes para aprender de tu pareja? ¿Y de tus hijos?

Cuando te acostumbres a quitarle dramatismo al día a día, pensarás de forma más liviana, y tu mochila no cargará con tantas piedras.

Aprenderás de todo lo que te rodea, y eso te permitirá evolucionar en tu misión: ser feliz.

No aprendemos de la experiencia, aprendemos de reflexionar acerca de la experiencia.

7 Claves para ser feliz:

*Respira con el corazón, recuerda que el aire es tu combustible
*Sonríe o llora, haz lo que sientas, no vendas una imagen que no es
*Destierra el miedo con su opuesto que es el amor
*No te compares con nadie, disfruta tu originalidad
*Goza, y mantén contemplación
*Háblate con amor, hazlo también con las demás personas
*Elimina comentarios tóxicos o críticas, ni siquiera te enredes en esos pensamientos

La vida está llena de estrés

nebo-vecher-zakat-zima-derevya

¡Mucho estrés! Enojadas, apuradas, angustiadas. Las mujeres encaminadas en la todología, trabajamos, somos amas de casa, madres, esposas, hijas y amigas…

Mientras el mundo sigue girando con 24 horas, nosotras tratamos de extenderlas, buscar un hueco en la agenda que nos permita hacer todo. Y con tanto estrés encima, el cuerpo, alma y nuestras emociones se resienten.

Es que vivimos con nuestro sistema de estrés alterado, en constante alerta, para un lado para el otro; agotadas. Pero cabe la pregunta: ¿Vale la pena?

Si buscamos fuera de nosotras, infinidades de factores se presentan como estresores, el tráfico, el exceso de trabajo, la contaminación auditiva del teléfono que suena y suena, el tiempo que parece cada vez más escaso, las escuelas de los niños, los problemas de la casa… ¡Auxilio!

Sin embargo, ¿para qué nos estresamos?

Físicamente nos estresamos para protegernos; nuestro maravilloso cuerpo/organismo sale a la defensa de sí mismo accionando nuestro sistema del estrés. Este sistema inscripto en nosotros en la época prehistórica libera un cóctel de hormonas en el torrente sanguíneo para prepararse para dos respuestas posibles: Huir o Pelear.

Esas respuestas eran obvias en la época en que salíamos a cazar “mamut” pero activábamos el sistema de vez en tanto, permitiendo a nuestro cuerpo liberarse de toxinas.

Hoy en día, lo activamos a cada rato, una mirada del jefe, una respuesta del esposo, una fila en la caja del supermercado, y la intoxicación es bienvenida. ¿Qué nos sucede entonces? ¿Hay más estresores o situaciones estresantes en el 2014 o son nuestros ojos que así lo interpretan?

Toda vez que nos estresamos, sistemas importantes se inhiben para preparar al organismo a la adaptación deseada; el sistema circulatorio, el digestivo y el sexual se apagan, lo que nos da sobraba experiencia que en situaciones estresantes perdemos el “apetito en todos los sentidos incluyendo el sexual”; los vasos sanguíneos se contraen, al igual que los poros capilares con la finalidad de evitar la hemorragia de una eventual herida; ¿Tanto trabajo por el tráfico? ¿No es demasiada logística por un mal entendido?

Por sentirnos tan expuestas, temerosas del qué dirán, o del rechazo, de la aprobación pública, vivimos como si a cada paso un gigante mamut estaría por atacarnos. Pero no es lo que ocurre fuera lo que genera nuestro estrés, sino lo que ocurre dentro de cada uno de nosotros. Son las interpretaciones que hacemos acerca de las situaciones que vivimos las que nos hacen sentir en desventaja.

No se trata de que hagas sonidos con los dedos y cambies de programación, pero si te invito a que reflexiones.

¿Vale la pena que tu organismo se intoxique? Y frente a cada nuevo episodio, seas tú quién elija, que te detengas y pienses ¿Vale la pena que por esto castigue a mi cuerpo?

¿Eres parte de la solución o parte del problema?

¿Eres parte de la solución o parte del problema?

Muchas veces, sin quererlo o sin darnos cuenta, nos hacemos parte del problema.

Lo vemos venir y temblamos de la preocupación; le damos vueltas hasta que nos duele la cabeza o se la ponemos como un bombo a quien esté al lado y creamos un problema añadido al entrar en tal estado de nervios.

Honestamente, yo también lo he hecho.  Reconozco que no es lo más práctico ni lo más sensato.

A modo de sugerencias (o autosugerencias), aquí unas ideas para salirse del problema y comenzar a explorar soluciones:

1. Ponte en pausa. Cuando salten las alarmas, espera. Date un paseo o busca otra manera de despejarte, hasta que se aplaquen los nervios y puedas ver las situación con otros ojos; con los ojos de la razón.

2. Acepta tu miedo, pero no dejes que decida por ti.  Tener miedo es normal y hasta saludable.  Otra cosa es ser prisionero del mismo. El miedo es sólo una emoción que tiene el poder que tú le des.

3. Cíñete a los hechos. No te cuentes a ti mismo historias sobre las malas intenciones de tal o cual. No especules con lo que pueda ocurrir en adelante, si no cuentas con datos contundentes. Quédate con la información que conoces, con lo que puedes manejar… y haz el resto a un lado.

La situación ya es complicada, como para querer complicarla más.

4. Hazte preguntas que lleven a soluciones. ¿Por qué yo? ¿Por qué a mí? Esos interrogantes sirven de poco. Elige preguntas que supongan un paso adelante, como: Dado el panorama, ¿qué es lo próximo que voy a hacer?

5. Busca acuerdos. Si hay más gente involucrada, la solución hay que encontrarla entre todos.

Esperar que otros enfoquen la situación del mismo modo que tú y que lleguen a las mismas conclusiones hará el problema más grande. Escucha. Comprende. Y, si no estás de acuerdo, expón lo tuyo.

Ahora… ¡a encontrar una solución!

Difícil papeleta, a la que no le hace justicia una entrada tan corta como ésta.

Pero, para tener el proceso claro, todavía voy a resumirlo más: No te enlaces al problema con emociones desbocadas y un exceso de pensamientos catastrofistas. Enfría tu mente, simplifica y enfócate en la salida.

Filipenses 4:19

image

5 cosas que dañan más las emociones de una mujer

cosas_que_danan_las_emociones_de_una_mujer

La leyenda de que el sexo femenino es “demasiado” sensible no es del todo cierta, pero hay cosas que dañan las emociones de una mujer de manera más profunda. Lo que inclusive puede provocarle daños en la salud.

De acuerdo con estudio de los investigadores de la Johns Hopkins Medicine,  elestrés emocional repentino, causado por emociones negativas, puede provocar debilidad grave en el músculo del corazón, provocando incluso la sensación de uninfarto y esto es más común en las mujeres.

Fragilidad al descubierto

Aunque hay momentos ante los cuales las mujeres “sacan” la fuerza, también hay cosas que dañan sus emociones e inclusive puede ser de forma permanente. Por ello te presentamos aquellas que debes comenzar a identificar y evitar.

  1. Burlas. Annie Kaszina, sicóloga y autora del libro “The woman you want to be”, explica que palabras como “fea”, “floja” o cualquier otra que sea ofensivaproveniente de la gente que te rodea, causan un daño emocional progresivo en laautoestima, ya que “lavan” el cerebro.
  1. Ambiente laboral. Las mujeres viven un desequilibrio entre el esfuerzo que implica el trabajo y la recompensa que reciben, no sólo por el sueldo sino también por el reconocimiento, lo que las lleva a desarrollar un estado fuerte de estrés, afirma Martha Elena Valencia Aguirre, investigadora de la Universidad Iberoamericana.
  1. Abuso de su pareja. Steven Stosny, sicólogo autor de “Love without hurt”, indica que el abuso emocional, en muchos sentidos es más perjudicial que el físico, ya que tiende a ocurrir todos los días. Además las víctimas suelen culparse a sí mismas, con lo que se forma un círculo infinito.
  1. Falta de ejercicio. Nieca Goldberg, jefa de atención cardiaca de las mujeres en el Hospital Lenox Hill, es común que las mujeres se pongan en lo último de la lista y no se preocupen por hacer ejercicio o tomar tiempo para sí mismas.

Esto es dañino porque no tener una actividad física que te ayude a desahogar lasemociones, propicia que las interiorices, que se generen ira y decepción en lugar de liberación.

  1. Ser mamá. Sin duda un acontecimiento hermoso, pero que cambia la vida de una mujer; a la preocupación que ella sentirá en resto de su vida por su hijo y subienestar, se suma ser un buen ejemplo.

Nuestras madres pueden ser nuestra primera experiencia de amor, pero dependiendo de su conducta, puede hacernos más necesitados, ansiosos o depresivos, cualidades que impactan en nuestro éxito laboral y social”, Stephen Poulter, sicólogo autor de “The mother factor”.

Sin embargo no hay que olvidar que el género femenino ha sabido durante años superar muchas de las cosas que dañan las emociones de una mujer, hay factores que inclusive las harán mucho más fuerte de lo que son actualmente. ¿Te suenan familiares?

Madurez….Libertad Emocional….

freida-pinto-bollywood

“Las personas creen ser libres simplemente porque son conscientes de sus acciones e inconscientes de las causas que determinan esas acciones”. …
Baruch Spinoza

Las emociones son parte de nuestra vida. Somos seres emocionales que necesitamos sentir emociones cada día para motivarnos, para sentirnos más alegres, para movernos de nuestra casa a nuestro sitio de estudios, a nuestros centros laborales, porque si no tuviéramos emociones seguramente nos importaría un comino todo lo que estamos haciendo ahora, andaríamos como animales sin rumbo alguno, solo querríamos satisfacer nuestras necesidades primitivas tales como comer, descansar y reproducirnos.

Pero hay algo más que eso: Cuando no se saben controlar las emociones nos gobiernan a nosotros. Por eso se requiere madurez emocional.

¿Qué es la madurez emocional?

Es la constante experimentación de las emociones que ayudan a ganar experiencia y control sobre estas. Una persona con madurez emocional tiene actitudes fuertes en momentos difíciles, no se deja llevar por las emociones como la ira, el miedo o la envidia pues sabe controlarla mucho más que el resto y eso le da una manipulación interna de sus motivaciones mucho más poderosa.

Desarrollar madurez emocional es parte de la inteligencia emocional y es como la puntuación. Todos podemos tener un suficiente, pero si sacamos un excelente será mucho mejor.

¿Cómo actúa una persona con madurez y libertad emocional?

Pues bien, sabe reaccionar bien ante las críticas, incluso las más fuertes. Muchas personas se dejan llevar por su ego cuando reciben una crítica. No han aprendido a saber filtrar la información que reciben y todo lo ven como algo chocante, especialmente con las críticas. Si bien una crítica puede ser tanto constructiva como negativa una persona con madurez y libertad emocional reaccionará bien ante cualquiera de estos dos casos.
En la primera es fácil darse cuenta cuándo estamos recibiendo una crítica constructiva; cuando un amigo habla honestamente de los errores a otro en privado y no en público sin hacerle pasar vergüenza, cuando espera el momento adecuado y siempre dice algo bueno y motivante al final de la crítica. En la segunda es cuando lo dice delante de todos y no tiene ningún mensaje positivo hacia la otra persona. Allí actúa la libertad emocional, lo que somos capaces de sentir ante cualquier estímulo externo.

Admitámoslo, muchos podemos caer fácilmente en esta trampa. Inclusive si dicen algo malo de nosotros, empiezamos a tener un poco de furia en tu interior, pues la imagen personal empieza a dañarse y el ego no se lo puede permitir.
Una manera de adquirir una madurez emocional es identificando los deseos del ego. Los púberes actúan inmaduros por naturaleza y por esa razón tienden a tener comportamientos en donde las emociones son o muy cambiantes o extremas; como encapricharse por cualquier cosa, o tener altibajos del estado de ánimo, etc.

Lo que es de primordial importancia es reconocer y observar al máximo los deseos del ego. Esos deseos no vienen realmente de la configuración personal, viene de toda una cantidad de información hecha por tanta publicidad en los medios de comunicación, por sistemas de creencias muy arraigados, por dictámenes y determinismos vacíos que únicamente devalúan al ser humano.
La madurez emocional es la libertad que se tiene al manejar al gusto muchos de estos deseos que son implantados en las mentes y que solamente alienan y polarizan nuestra humanidad. Crear un pensamiento y criterio propio, sin rebelarse contra todo, sino usando el sistema en forma inteligente y en nuestro verdadero bienestar, es una opción que paulatinamente incrementará nuestra felicidad. Usar siempre lo que es necesario y distinguir lo que es superfluo prescindiendo de ello. Recordemos : “No es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita.”

Otra de las cosas que son muy claras cuando no tenemos madurez emocional es cuando se da la vida por la aprobación social y se hacen cosas que usualmente nunca se harían. Por ejemplo: Un hombre quiere conocer a una chica en una discoteca, va hacia ella e intenta seducirla, no obstante ella lo rechaza. Regresa con sus amigos que ya se están burlando de él y como sabe que será el hazmerreír de toda la semana, se pone una borrachera de antología cuando es una persona que se le conoce por su mesura con el alcohol. Cuando una persona con madurez emocional sabe reconocer sus propios errores se dará cuenta que en éstas situaciones de ligue o sociales son parte de la vida y no representan tragedias ni etiquetas que se deban usar como persona. Son eventos que ocurrieron y que se van a dar pues las relaciones de éste tipo dependen de la atracción mutua. La imagen de la arrogancia y del cazador o el enamorado pueden siempre quedar relegadas, la que es imprescindible no perder es la imagen de uno mismo como ser humano.

Alguien con madurez y libertad emocional tiene la capacidad necesaria para manejar sus emociones tal como lo desee y así poder decidir lo mejor para si mismo. Es necesario entender que no se puede cultivar una sólida madurez emocional de la noche a la mañana, se necesita de mucha práctica para lograrlo, es como correr. El primer día puede que se aguanten solo 5 minutos pero si se le dedica mucho tiempo durante 3 a 5 veces por semana entonces pronto se podrá correr durante 30 minutos seguidos.

La madurez emocional es una disciplina que se recomienda practicar al máximo y empezar a cultivar lo mas pronto posible. De un día para otro no va a ser sencillo quitarse la tristeza, se tiene que vivir varias veces un momento de tristeza (no importa cuál sea la causa inicial) pero con el tiempo cada vez que se decida estar contento gracias a tu libertad emocional será más fácil.

Con la libertad emocional cada quien decide si está contento o no hoy desde el mismo momento en que se levanta, o si se amarga todo un día completo y consecuentemente fastidia todas las actividades que se tengan durante el resto del día.

Es una decisión personal a partir de que momento se va a desarrollar una inteligencia emocional mucho más madura y profunda. Es cuestión de ver que en este mundo la vida será más fácil si se tiene el poder y la libertad de crear emociones positivas dentro de uno mismo para poder seguir adelante sin importar los obstáculos , porque el tiempo de una persona que se ha dedicado a cultivar su propia madurez emocional tiende a ser mucho más rica en cuanto a éxitos.
El simple hecho de estar siempre alegre no significa que no haya fallado en nada. Más bien en eso consiste la magia de la madurez y la libertad emocional: en ver el lado positivo de las cosas a pesar de que estén yendo mal.

Escrito Por: Ingeniero Ricardo Garcia.